Ludwig Mies van der Rohe, una joya de la Bauhaus

admin 13 diciembre, 2019

Para hablar de Mies van der Rohe antes es imprescindible mencionar la Bauhaus. Esta fue la primera escuela de diseño del siglo XX y se constituyó, en cuestión de muy pocos años, como un ejemplo de enseñanza y en un auténtico movimiento artístico que se convirtió en un referente internacional de arquitectura, diseño y arte.

Mies van der Rohe fue un arquitecto, diseñador industrial y último director de la Escuela de Arte y Diseño de la Bauhaus hasta 1933, fecha en que fue clausurada por el partido nazi. En 1937 emigró a Estados Unidos, donde ejerció el cargo de director de la Escuela de Arquitectura del Illinois Institute of Technology.

Su carrera, un referente en nuestros días.

Su arquitectura se caracteriza por la sencillez esencialista y la expresividad de sus elementos estructurales. Aunque no fue el único que intervino en estos movimientos, su racionalismo y su posterior funcionalismo se han convertido en un modelo a seguir para la mayoría de los artistas de todo un siglo.

Su obra destaca por la composición geométrica y la ausencia total de elementos ornamentales. Eso sí, su arquitectura cuenta con pinceladas poéticas que se observan en los detalles, las proporciones y, sobre todo, en la elección de los materiales.

Desde Pacap destacamos dos de sus obras maestras más representativas.

En primer lugar, el pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929. Este fue diseñado por Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich, una de las pocas mujeres profesoras de la Bauhaus que estuvo asociada con Ludwig Mies Van der Rohe durante más de diez años.

Construido con vidrio, acero y distintos tipos de mármol, el Pabellón se concibió para albergar la recepción oficial presidida por el rey Alfonso XIII junto a las autoridades alemanas. Este Pabellón es una obra simbólica del Movimiento Moderno.

En segundo lugar destacamos el Instituto de Tecnología de Illinois o Lllionois Tech (IIT), una escuela universitaria privada fundada en 1940 y para quien Mies Van der Rohe construyó el campus principal compuesto por más de una veintena de construcciones.

De todos ellos el Crown Hall es, sin lugar a dudas, el más destacado. Situado en el centro del campus una orientación de Norte a Sur, sus paredes de vidrio permiten la utilización de la luz desde el norte. Las paredes de vidrio permiten crear un espacio diáfano y abierto que dialoga con las inmediaciones del edificio en las que hay múltiples zonas verdes que lo aíslan del ajetreo del centro.

Este centro educativo, como numerosas obras de Mies van der Rohe se han convertido en un referente para los amantes de la arquitectura.

Post a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.