certificados eficiencia energética

Habilitación energética de tu vivienda: por qué debe ser una prioridad

admin 5 junio, 2019

Desde hace años, las ofertas de alquiler y venta de viviendas van acompañadas de una letra de la A a la G. Esta letra clasifica cada vivienda según el nivel de eficiencia energética, siendo A lo más eficiente y G la que menos. Aunque igual hasta ahora no se le ha dado mucha importancia, a partir del 1 de junio es obligatorio asignar una etiqueta de eficiencia energética a cada casa. Es muy importante, ya que de no hacerlo las multas oscilan entre los 300 y los 6.000 euros. Y para ello, hay que seguir un proceso con varias fases.

Para determinar la eficiencia energética, sobre todo se tienen en cuenta dos factores: el consumo de energía y las emisiones de CO2. Por el consumo de energía entendemos la cantidad de kWh para mantener la vivienda en un estado de confort a lo largo de un año. Mientras menos energía tengas que gastar para mantener tu vivienda en unas condiciones óptimas para vivir, mejor será su certificación energética. También es importante tener en cuenta las emisiones de CO2, ya que si se emplean energías renovables se producen menos contaminantes para la atmósfera.

¿Cómo consigo el certificado de eficiencia energética para mi vivienda?

Para definir el nivel de eficiencia energética de cualquier casa, hay que superar una serie de fases:

Encontrar un certificador oficial y autorizado: debes encontrar a un técnico que se encargue de realizar el estudio. Pero ten cuidado: están surgiendo empresas que se hacen pasar por técnicas y cobran precios desorbitados para que luego el certificado no sea válido. Cada Comunidad Autónoma tiene su organismo oficial, con un listado disponible de todos los técnicos. Así que sería elegir al tuyo y contactarle.

Recepción del encargo del técnico y toma de datos: antes de visitar la vivienda, el técnico solicitará una serie de datos. Por ejemplo, la dirección exacta para conocer la ficha catastral, con datos vitales como la antigüedad o la superficie de la vivienda. También pedirán facturas e información de las reformas que se hayan realizado.

Inspección de la vivienda: el certificador va a la vivienda a observarla y tomar datos como la superficie, los huecos o la orientación.

Redacción del certificado: con los datos tomados y la ayuda de un programa informático llamado Calener, el certificador prepara el certificado.

Entrega del certificado: el informe debe presentarse en el registro de certificados energéticos de la comunidad. Puede presentarlo el certificador directamente o bien puede darle una copia al dueño de la vivienda para que lo entregue él.

Registro del certificado: el registro de la Comunidad Autónoma otorga un número de registro al certificado junto con la etiqueta energética.

En Pacap no solo hablamos de las curvas de estructuras arquitectónicas, también nos sentimos en el deber de informar de esos trámites y gestiones relacionados con tu vivienda. Porque, ante todo, ¡queremos estar allí para ti!

Post a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.